sábado, 4 de abril de 2015

A la Princesse du rêves

Sueño, que te sueño 
Y quiero seguir soñando 
Para  en mi sueño 
Seguirte soñando.

Sueño, que te sueño 
Y del despertar tengo miedo 
Por si al volver a soñarte 
En mi sueño no te encuentro.

Sueño, que te sueño 
Y a mi sueño te aferro 
Te encuentro entre las olas 
De un mar de sentimientos.

Sueño, que te sueño 
Y quiero seguirte soñando. 
Que con ese sueño
A mi corazón alimento.

Tito del Muro



Puntadas

Quisiera ser el sastre de tus sueños 
Para poder estar a tu lado mientras duermes 
Dándole puntadas a tu alma si se descose 
Cosiendo tu cuerpo con agujas de besos.                                                 

      Tito del Muro

martes, 10 de marzo de 2015

Pour Odette

Pour Odette

En lago de dulces aguas
cerrada ya la noche
yo te encontrara

que no fue turbación
lo que el manto de estrellas
en mi provocara

cayendo su luz en el agua
como lluvia de diamantes
de mil brillos, su superficie saciada.

que no fue confusión
lo que el negror profundo de la noche
mis sentidos despistara

ni los vapores de ambrosía
que por mis venas corrían
mi entendimiento perturbara

claro fue mi entender
despiertos mis sentidos
todos a ti rendidos

bello cine de sutil figura
de encanto manifiesto
en cada uno de tus gestos

en las aguas de tu reino
quise sumergirme sin miedo
sin recato, sin remedio, casi sin seso

pues perdido lo dejara
entre la seda de tus plumas
raptado por la fragancia de tu cuerpo

¡ qué placer intenso !
nadar contigo
agarrado a la suavidad de tu cuello

donde con besos traviesos
escribir una estrofa, un verso
que alimente tus sueños

pues sueños son los que provocas
a quien a tus aguas se arroja
para compartir contigo, instantes eternos

Tito, marzo 2.015

sábado, 8 de febrero de 2014

Y me dices poeta

A ti, la dueña de mis palabras.

Y luego piensas
Que soy yo el poeta
Cuando la más pequeña de tus palabras
Encierra un mundo de hadas.

Y me dice poeta
Cuando el más bello poema
Escrito lo encuentro
En de tus pupilas el brillo

Y dices que mis poemas
A tu corazón rápido llegan
Siendo la dulzura de tu risa
La más perfecta de las rimas.

Tú dices que te gusta mi poesía
Que encantada te quedas con  cada línea
Cuando tú las subrayas con tu mirada
Y es entonces cuando la perfección alcanza.

Y me dices que te escriba versos
Cuando casi cada día es tu poesía
La que yo sin merecerlo deleito
Cuando tus buenos días recibo.

Y aunque me esfuerzo
Por componer el mejor verso
En nada se queda
Cuando a tus palabras se acerca

Mi poesía de ti aprende
Te tus comas, de tus silencios
Del más pequeño de tus pensamientos
Cuando escritos los veo.

Mis versos se enriquecen
Cada vez que tus besos
Tan deseados, tan intensos
En tus mensajes encuentro.

Y tú poeta me llamas
Siendo la dueña de mis palabras.


martes, 28 de enero de 2014

De mi lid

A esa Dama, con nombre de bella flor.

Exprimo mi pensamiento, espoleando a mis sentimientos y azuzando a mi entendimiento para encontrar las palabras que al fin que persigo sirvan, como sirve diligente el Escudero al caballero, preparándole y teniendo prestas sus armas, aquellas que usará en el torneo, lid buscada contra el tiempo, contra la premura por conseguir el triunfo de esas palabras afiladas como espadas, que logran abrir brecha en el pensamiento de aquella a quien van dirigidas, espada de fuego, de pasión, que cauterice a la vez que dulcemente hiere, con heridas sin sangre ni sufrimiento,
Ordeno pues a mi Escudero que me alcance lanza y escudo, de fibra de corazón forjada y expolio a mi corcel, pues esta lid fuera tan sublime que propia fuera del cantar de las hazañas del más osado de los adalides.
Y todo ello por conseguir con mis palabras, el pañuelo perfumado de la Dama.

domingo, 26 de enero de 2014

A toi et a ma impatience.

Me encaramo a las agujas del reloj
Para lanzarme a la grupa de las horas
Y cabalgar veloz sobre los minutos
Hincando las espuelas de mi impaciencia
En los costados de los segundos
Para que el tiempo se lance a la carrera
Y llegar a ti en lo que tarda un pensamiento.

A la luna le apremio
Para que salga de su sueño
Necesito que su luz sea el faro
Que guíe hasta ti mis versos.
Para que así, bañados en la  plata
A la distraída luna robada
Más hermosos te parezcan.

Corcel veloz sea para mi ahora el tiempo
Y luego se transforme en lago quieto
Cuando lo que quiera sea que se detenga
Porque compartirlo contigo sea algo cierto

Entonces tirare al agua mis espuelas
También de selenita plata labradas
Que ese lago se las quede como ofrenda
Pagando con ellas las horas contigo deseadas.

viernes, 24 de enero de 2014

Mírame


A toi et tes papillons


-Mírame –me dijo.
-No quiero.
-¿No te gusto?
-Me gustas mucho.
-Entonces, mírame –repitió mientras su boca   dibujaba un mohín de disgusto.
-No quiero mirarte.
-¿Soy fea?
-Eres bella como…
-¿Como una sirena? ¿Cómo una princesa? –preguntó ella con voz delicada y    
  temblorosa.
-Más que eso. Como una diosa –afirmé rotundo.
-¡Pues mírame!
-No quiero mirarte.
Ella dejó entonces que hablaran sus ojos con tristeza.
Por sus mejillas resbalaron dos lágrimas que sequé con mis labios.
-Dime porqué no quieres mirarme –suplicó.
De nuevo bebí su llanto dulce.
-Porque si te miro, como quiero mirarte,  tendría que darte mis ojos  para que los     
  guardases. Pues no encontraría razón para ver nada más, ni a nadie.
Ella sonrió.
-Entonces mírame sin miedo y guarda tus ojos y sigue mirando todo lo que te resulte     
  hermoso.
-Yo me conformo –siguió ella con dulzura- con que cuando te diga: mírame, me mires.


                                                                                                                    Tito.